sábado, 4 de septiembre de 2010

Más de 8.800 empresas de la construcción evaden el IGV (El comercio)


La Sunat informó que a partir de noviembre empezará a aplicarse el sistema de detracción a los contratos de construcción para asegurar el pago de las obligaciones tributarias de las empresas del sector, que han acumulado hasta el año pasado una deuda de S/.3.009’480.809.
La Sunat fundamentó su decisión en que hasta diciembre del año pasado detectó que 8.828 empresas declararon ventas grabadas (el 79% del total) con un ratio de IGV menor al 3%, muy por debajo del promedio. Ello, asegura, constituye una señal clara del incumplimiento generalizado del pago del IGV en el sector, cosa que sorprende pues la construcción ha crecido en los últimos años muy por encima del PBI nacional.
Sobre las modalidades de evasión detectadas, la Sunat dijo que son dos: no declarar la totalidad de sus ventas o incrementar el crédito fiscal para reducir el monto sobre el cual se deberá tributar. Es decir, que las empresas evasoras declaran a la superintendencia que sus actividades les han dejado una ganancia aproximada de 0%, cuando se estima en el sector que la rentabilidad promedio es 20%.
RESERVA LEGAL
La Sunat se excusó de brindar los nombres de las empresas deudoras, pues la confidencialidad está garantizada en el artículo 85 del Código Tributario y violarla ha provocado que pierda algunos procesos en los que intentaba ejecutar.
Ante la inminente aplicación de las detracciones, Marielena Hernández, presidenta del Comité Tributario de la Cámara Peruana de la Construcción (Capeco), refirió que el gremio se ha reunido con la Sunat para conocer las implicancias del sistema. “El comité se va a reunir el martes para evaluar la información y definir las precisiones que requiere la medida”, comentó.
Al respecto, Mónica Byrne, del estudio Rubio, Leguía, Normand & Asociados, indicó que las detracciones son bienvenidas porque sirven para formalizar un sector que muestra altos índices de informalidad y evasión.
Aún así, Hernández adelantó que algunas empresas afiliadas a Capeco ya han comentado que la tasa puede perjudicarlas porque les quitaría liquidez. Esto, por cuanto las empresas suelen usar el IGV como capital de trabajo, ya que sin detracción trasladan al fisco el tributo recién el día 12 del mes siguiente al que brindaron el servicio.
¿Cómo se aplican?
Las detracción obligará a los clientes de las empresas constructoras a sustraer un porcentaje del importe que le cobren estas para depositarlo en una cuenta que el proveedor del servicio abrirá para tal efecto en el Banco de la Nación (BN).
Como el monto de detracción previsto para el sector es el 5% del 119% (valor del servicio más 19% del IGV), el cliente deberá depositar en la cuenta del BN el 5,95% del costo total del servicio, comentó el abogado José Talledo, del estudio Echecopar.
Los técnicos de la Sunat explicaron que el porcentaje previsto se justifica porque el ratio promedio de pago del IGV en el sector es 6%, pues al 19% previsto por ley se le descuenta como crédito fiscal los gastos en los que incurren los empresarios.
EN PUNTOS
Una forma de evasión detectada por la Sunat entre las empresas del sector es la facturación a una firma matriz del extranjero supuestos servicios de asesoría y gastos administrativos.
Capeco considera que la deuda total del sector está inflada por el alto número de empresas informales del sector.
LAS CIFRAS
S/.212
Millones adeudan a la Sunat un total de 442 ladrilleras de todo el país. El 82,6% de ese monto está en calidad de cobranza coactiva.
30%
De las ganancias es la tasa máxima que cobra el Estado por renta. Este impuesto también es evadido por las empresas del rubro.
80%
De la deuda coactiva es de empresas que no declaran ventas actualmente.
35
UIT es el valor mínimo sobre el cual se paga IGV por la primera venta de un inmueble. Las empresas evasoras simulan ventas por debajo de ese límite para no pagar ese tributo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada